Imagen de Michal Matlon en Unsplash
Imagen de Michal Matlon en Unsplash

Demos que NO hacer como preventas – III

En este artículo voy a juntar 2 demos que suelen ir juntas y así provocan el doble de frustración en nuestros clientes.

La primera de ellas es la Muerte por la presentación corporativa.

En realidad, este tipo de demos, pueden ir añadida a cualquiera de los demás para hacer, aún peor, nuestra puesta en escena con el cliente. Empieza la reunión con 20 minutos de presentación corporativa.

Nuestro cliente, que está esperando que le hagamos una demo, estará deseando perder 20 minutos de su preciado tiempo oyendo información que está disponible en nuestra web y que pueden ver, e incluso habrán visto antes de la reunión.

No pierdas la oportunidad de torturarles con la misión de la compañía, la historia, los beneficios de la compañía a lo largo del tiempo, las ubicaciones de las oficinas, los mercados a los que le dais servicio, los productos que vendéis y, por supuesto, no olvidar la imagen con TODOS los logos amontonados de vuestros clientes.

Cuando pasen los 20 minutos, vuestros clientes ya estarán dormidos o se habrán ido. ¡¡Misión conseguida!!

La segunda de las PEORES estrategias al hacer una demo es Enseñar el mayor número de funcionalidades posible… “Y otra cosa que podemos hacer es…”

Con esto, conseguirás que tu software de la impresión de ser lo más complicado y enrevesado del mundo. No sólo eso, ¿quieres conseguir que tu cliente pague menos por tu software? Es sencillo: ¡enséñale tantas funcionalidades como puedas!

Una manera sencilla para poder obtener estos resultados es, presentar tu demo tal como si estuvieses haciendo una formación, “Déjame que te enseñe como se hacer esto, y aquello, y lo de más allá,…”

La guinda del pastel, si lo que quieres es, no sólo torturar, sino inflingir un dolor sobrehumano a tus clientes, asegúrate de explicar TODAS y CADA UNO de las opciones del menú, de las pestañas y, por supuesto, de los tipos de ficheros que tu software puede procesar (incluye tantos “si”, “o” y “también” como puedas por cada una de las opciones.

Sigue estos casos para que tus clientes NO te compren y eviten tener reuniones contigo en el futuro.

Cuando eres preventas, tienes que encontrar la manera de hacer que tus demos aporten realmente valor al cliente, eso, sólo lo podemos conseguir sabiendo cual es el valor que el cliente espera de nuestro software.

Yo he cometido alguno de los errores de este artículo y los he podido solucionar y evitar en siguientes demos, ¿y tú? ¿te ves reflejado en alguna?

¡¡Espero tus comentarios!!

Comparte el artículo

LinkedIn
Facebook
Twitter
Email
WhatsApp